De Mundo

París: La Ville Lumière paso a paso para que no te pierdas de nada-Pt. 2

¡Bienvenidos de vuelta! Ya en la primera parte hablamos de los básico para este viaje, así que hoy entraremos en materia y les contaré qué visitamos.

Museo de Louvre:

Es un museo imponente, nosotros estuvimos casi 4 horas y les puedo asegurar que no recorrimos ni el 20% del museo. Por lo menos, hay que dedicarle medio día para que puedas ver lo más famoso y otras obras. Todo el arte que hay en el Louvre es precioso y no tienes que ser un experto en el tema para disfrutar lo que ves. Desde las pinturas hasta los detalles en sus paredes y techos, todo vale la pena.

Comprar las entradas en la página web es la mejor opción y tratar de llegar temprano para evitar las colas fuera del museo.

Es el antiguo Palacio Real del Louvre y está cerca del Jardín de las Tullerías que también es muy bonito para pasear. Si lo atraviesas todo, llegarás a la Plaza La Concordia y pasarás al frente del Museo de la Orangerie.

Final del Jardín de las Tullerías, frente a la Plaza de la Concordia

Estando en el Jardín, puedes cruzar el Sena por alguno de sus puentes y encontrarás también el Museo de Artes Decorativas, el Museo de Orsay y la Asamblea Nacional.

La Avenida de los Campos Elíseos:

Una de las avenidas más famosas del mundo con una extensión de casi 2 kilómetros, encontrarás lujo en todo su esplendor, muchísimas tiendas, cafés y restaurantes de dónde escoger si quieres hacer una parada. En la parte alta está ubicado el Arco del Triunfo y al otro extremo, está la la Plaza de la Concordia.

arco del triunfo paris
Arco del Triunfo

Puedes llegar en metro por las líneas 1, 2, 6, 9 y 13. Las estaciones son: Etoile Charles de Gaulle, George V, Franklin D Roosvelt, Champs-Élysées Clemenceau; o si ya estás en el Louvre, nada cuesta subir caminando hasta la avenida.

Palacio de Versalles:

A tan solo 30 minutos de París está este majestuoso palacio que te transporta al siglo XIV. En su recorrido por las diferentes estancias podrás apreciar su impresionante arquitectura y arte al mismo tiempo que aprendes de su historia con las audioguías que te dan en la entrada. El Salón de los Espejos te deja sin aliento por su belleza y por favor, recorre los jardines que valen muchísimo la pena. Si no quieres hacerlo a pie, puedes alquilar un carrito de golf y así le podrás sacar el mayor provecho a la visita (nos costó 34€). Además, puedes entrar al Petit y al Grand Trianon.

Las entradas, lo mejor es comprarlas por internet porque ahorras tiempo, te aseguras que entrarás al Palacio y en algunas ocasiones, aplican descuentos por la compra online.

Para llegar al municipio de Versalles, puedes tomar la línea C de RER hasta la estación de Versailles Château – Rive Gauche. Desde allí hay un paseo de 10 minutos hasta la entrada del palacio.

Catedral de Notre Dame:

Lamentablemente este ícono mundial del turismo sufrió un incendio en abril pero vale mucho la pena aunque sea verla desde fuera. Por dentro, te atrapa su estilo gótico, sus colores, las imágenes religiosas y el órgano. Todo es impresionante y te da una sensación de inmensidad y paz que recordarás toda la vida. En su momento, por 10€ podías subir a las torres (apróx. 400 escalones) y tener unas vistas magníficas de la ciudad.

Disneyland París:

Donde quiera que haya un parque Disneyland, hay que ir. Lo recomendable es pasar todo el día allá porque es grande y además hay que hacer cola para disfrutar de las atracciones, pero vale mucho la pena. El ambiente es festivo porque hasta los más grandes, nos volvemos unos niños dentro del parque.

Como ya he recomendado, compren las entradas por internet e incluyan el Fast Pass. Este pase no es válido para todas las atracciones pero sí las más grandes que son montañas rusas y son demasiado divertidas.

La Torre Eiffel:

Si no visitas La Torre Eiffel, no fuiste a París. Al contrario de lo que suele pasar con algunos monumentos que por fotos se ven grandes y cuando los ves en vivo tienen un tamaño normal, la torre es gigantesca. Si ya te emocionas viéndola desde abajo, subir hasta la cumbre es otro nivel. Nosotros subimos de noche y la ciudad se veía preciosa, aunque nos quedamos con curiosidad de ver París desde la torre durante el día.

Si quieres tener una comida romántica con vistas inolvidables, en el segundo piso de la torre está el Rest. 58 Tour Eiffel.

Para completar la visita, en la cumbre de la torre hay un pequeño bar donde puedes comprar champaña y brindar por París y esta experiencia que recordarás el resto de tu vida.

Entradas, por la página web.

Si quieres comprar souvenirs de la torre o París, la tiendita que está en el segundo piso es perfecta porque tiene mucha variedad y los precios están inmejorables.

Puente de los Candados:

Por favor, conservemos las tradiciones. Pasen por este puente a admirar la ciudad sobre el Río Sena y a colocar su candado. Es divertido y un bonito recuerdo; eso sí, traten de llevarlo desde casa porque son costosos allá.

Otra actividad divertida es dar un paseo por el Río Sena en barco, hay muchas opciones y puedes comprar las entradas en el mismo río (hay taquillas) o por internet.

Es muy famoso también comer macarrons en Ladurèe pero nosotros fuimos a probarlos en el Café Pouchkine, es super elegante y costoso pero es una verdadera experiencia parisina.

Otro lugar que visitar es el Barrio Latino (que no tiene nada que ver con Lationamérica), está lleno de restaurantes y todos se desviven porque entres al suyo. Hay mucha comida griega y turca pero seguro encontrarás comida local. Nosotros comimos una rica sopa de cebolla y fondue de queso. Si vas a visitar la Catedral, incluye este barrio en tu ruta porque queda al lado.

París tiene incontables sitios para visitar y es una ciudad a la que se le puede sacar mucho provecho, por el momento, esperamos que esta pequeña guía te ayude cuando visites esta gran metrópolis.

Si tienes alguna pregunta o comentario, nos gustaría que los dejes acá abajo.

¡Hasta la próxima!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *